Inicio
Noticias
Contáctenos
Terminología
Enlaces


Nuestro Slogan:  << Un árbol igual a cero emisiones >> , pues  la reforestación a gran escala es lo que se promueve con el sistema de entierro ecológico.

Nuestro Propósito:  Evitar la degradación del medio ambiente que está produciendo  los sistemas tradicionales de entierro (lápida de granito ó incineración ),  reduciendo al máximo las emisiones de C02 al utilizar  la madera como sumidero natural de emisiones, contribuyendo así  a la disminución del calentamiento global.
 
Nuestra Voluntad:  Acometer aquellas acciones que dentro del marco de una política ambiental responsable,  tiendan a conseguir las máximas garantías para la salud humana, como resultado de reducir la contaminación medioambiental.

La certeza es : " La pureza del agua es la base de la salud de las personas ".
 
La realidad es que : uno de los asuntos más difíciles de la  Política MedioAmbiental es,  el inexorable crecimiento de los residuos urbanos y la necesidad de establecer una adecuada gestión en la línea del reciclaje,  mediante la  valorización de los mismos, puesto que implica asignación de recursos económicos para los Ayuntamientosevitando por el contrario,  la degradación del medio ambiente (el suelo, el aire, y el agua ) y  promoviendo así  el ahorro de materias primas.
 
Pretendemos en esta línea:  promover en la medida de lo posible, el desarrollo de una conciencia ambiental en los Gobiernos, Instituciones y en la Sociedad en general.

En la actualidad:  con el sistema clásico de gestión de cadáveres que se viene realizando en España desde tiempos inmemoriales (lápida ó incineración), se está produciendo  un pernicioso impacto medioambiental y paisajístico,  contaminando el suelo, el aire,  la capa freática y los  acuíferos.   Ésto ineludeblemente acaba influyendo negativamente en la salud de las personas a través de la cadena trófica alimentaria,  dando lugar  a la generación de tumores malignos en la población.
 
<< El modelo de entierro ecológico que estamos promoviendo, significa ser respetuoso con el medio ambiente y por lo tanto mira por la salud de las personas al  evitar la contaminación del aire y  de los acuíferos,  contribuyendo además a la eliminación de  las emisiones de C02, o gases de efecto invernadero,  que están contrituyendo al calentamiento global del Planeta >>

NUESTRA PROPUESTA:

1. Ir transformando paulatinamente los cemeterios tipo corralón en cementerios  tipo parque, de forma que todo aquel que no desee  ser enterrado debajo de una  lápida de granito, ó incinerado,  pueda hacerlo por el  sistema de entierro ecológico que proponemos:  o sea,  << en vertical, debajo de un árbol, y dentro de un atúd de madera reciclada, una vez estirilizado el cuerpo >>.

2. Proponemos el  diseño de cementerios  a modo de jardínes naturales, que se convierten en un pulmón de oxígeno para la ciudad,  contribuyendo a la reducción del efecto smook, o boina de dióxido de azufre, que en la actualidad sufren las grandes ciudades de España, consecuencia de las emisiones de los tubos de escape.

3. Recintos con la denominación de cementerio ecológico, donde se descarte el aporte de mausoleo ó lápida de granito, de forma que se deposite el cuerpo dentro de una capsula biodegradable, depositando a continuación una capa de árido del tipo 20-40 o superior, que otorgará drenaje y consistencia al suelo y relleno de fertilizante para el resto de la zanja, aprovechando el momento para plantar un árbol o matorral de alguna especie autóctona. Contribuyendo de esta forma a la detención de la degradación del suelo y al embellecimiento paisajístico de la zona.

4. La razon de proponer el drenado absoluto de líquidos al cadáver,  préviamente a su inhumación, es para evitar que los fluidos procedentes del proceso de descomposición contaminen la capa freática, y por lo tanto, los acuíferos.

La ciencia forense ha determinado con precisión, que el tratamiento de las enfermedades con productos químicos,  que el cadáver a tenido a lo largo de su vida, quedan almacenados en el cuerpo, pasando a formar parte de la mancha verde que todo cadáver deposita tras su descomposición. Por lo tanto,  da pié a la consiguiente contaminación de los acuíferos, una vez se incorpora esa materia biodegradable al tracto de la naturaleza.

El drenado de líquidos del cadáver,  una vez esterilizado con geles desinfectantes,  se envia  a través del colector urbano  a la planta depuradora municipal,  para recibir el consiguiente tratamiento  para lodos.  Una vez en la planta de compostage, los lodos pasan a ser mezclados  con tierra y demás productos procedentes de la trituración del compostaje,  conviertiendose ya en  fertilizante.

5. Para la procedencia de estos espacios naturales, son necesarios el desarrollo anticipado del pertinente estudio de impacto  ambiental, que la Comisión de Medio Ambiente y Urbanismo de la Comunidad de Madrid, debe valorar, con el conocimiento y visto bueno de la Consejería de Sanidad.

La fórmula tradicional de entierros, implican un impacto medioambiental y paisajístico excesivo en las ciudades, debido a la utilización de material no biodegradable, como son las lápidas y mausoleos de mármol, féretros de cinz que acumulan los lexiviados ó fluídos de los cadáveres, y demás añadidos a las piras funerarias que rebosan las lápidas, hasta el punto de quedar los féretros a ras del suelo, por falta de cabida, ó incluso el excesivo derroche forestal que implica la elaboración de los féretros de maderas nobles.


La incineración de cadáveres dentro de sus féretros de maderas nobles, con revestimientos internos de telas, en los tanatorios municipales, produce excesivas emisiones de gases de efecto invernadero, consecuencia de las lacas y barnices empleadas para recubrir la madera, asas y demás adornos de bronce, de carácter pernicioso para el medio ambiente. Por lo tanto, es preciso desaconsejar su procedencia, utilizando otro tipo de técnicas para hacer desaparecer el cuerpo como tal, que no sea la propia incineración, para su posterior incorporación biodegradable al tracto de la Naturaleza.
 
Los excesivos costes que ha de abordar la familia del finado, para proceder a una acción tan natural como es el entierro de un familiar, no resultan ni asumibles, ni aconsejables, para gran parte de la población civil. No son tiempos de fastos funerarios, que sirven para engordar las arcas de las funerarias con pingues beneficios, a costa del sufrimiento y el sacrificio de los familiares del difunto.

Es justo y necesario que aquello que procede de la naturaleza, vuelva a ella de la forma más aséptica y descontaminada posible.
Por lo tanto, entendemos es ya momento de abordar con responsabilidad y madurez, este tópico social que hasta ahora y por razones de sensibilidad religiosa no se ha llegado a tratar.

Las tapias de los cementerios tradicionales, deberán ir desapareciendo con el tiempo, en la medida que la zona externa se vaya repoblando con este tipo de enterramiento aséptico y biosostenible con el medio ambiente, incrementando la masa forestal, y por lo tanto el embellecimiento paisajístico del extrarradio de las ciudades.